miércoles, 21 de agosto de 2013

escaleras

No me puedo estar quieta. Aunque quisiera siempre encuentro algo que hacer. 
Y es que no es lo mismo sentarte y disfrutar de un entorno agradable y a tu gusto, que hacerlo analizando las mejoras que -a gritos- pide cada rincón. 


Aquí mi escalera del pequeño jardín de levante.
Triste y ajada, realmente necesita un repaso.
En esta ocasión azul,  tres diferentes tonalidades de azul para revitalizarla.


 LA BELLEZA ES TU CABEZA





No son exactamente los azules que creí haber elegido, pero no está mal. Me gusta;)