domingo, 20 de octubre de 2013

Pedaleando


De Alcorrín a Los Baños Romanos de la Hedionda. Un bonito paseo de casi una hora y media con la chica más intrépida que conozco;)







A 20 de octubre el agua está a la misma temperatura de siempre: fresquita. Pero sin gente, o con muy poquita, este sitio es una maravilla,  una especie de santuario abandonado, uno de esos lugares especiales que te hacen sentir mejor. ¿Que sus sulfurosas aguas son curativas? Algo tendrán.
Ya lo dijo Julio César en el Siglo I a.C., leyenda o no, quién soy yo para llevarle la contraria a un Emperador;)








Uy! Que se sale mi niña de la foto;)