jueves, 31 de octubre de 2013

Nunca he tenido el corazón tan rojo


Nunca he tenido el corazón tan rojo.
Intenso.
Hoy me lameré las heridas 
y me tomaré el tiempo necesario para llorar hasta que no me queden lágrimas 
y surja la sonrisa.