viernes, 18 de octubre de 2013

Tregua

Bolígrafo a mano alzada.





Qué pena no tener tiempo para practicar y practicar, para disfrutar de las cosas que realmente nos apasionan. Tiempo de sobra para regalarlo a las personas que nos importan.
¡Que lo paren! Solo un momento, una o dos eternidades.