domingo, 7 de marzo de 2010

Egon Schiele

Egon Schiele, personaje peculiar, una existencia al más puro estilo romántico y una obra cargada de fuerza y erotismo.

Si me apasiona Toulouse-Lautrec, el pintor de la vida moderna, cómo no me van a gustar las efigies expresionistas de Gustave Klimt y de Egon Schiele, o las azuladas y lánguidas de Picasso.
Este gran artista austríaco muere a los 28 años de la epidemia de gripe española que mató a más de 20 millones de europeos. Días antes había muerto su mujer Edith embarazada de seis meses.
En febrero de ese mismo año desaparece también Gustav Klimt, su maestro y amigo.
La vida de otro genio envuelta en tragedia.