jueves, 7 de febrero de 2013

Lo imposible

A veces los sueños de otros ocupan y cierran los caminos de los propios. En estos casos, ¿por qué no darse la vuelta y volver a la intersección más próxima para seguir otro camino o incluso otro sueño?

No se trata de perder o ganar, no hablo de resignación. Es solo que, aunque me fascinen los retos, el campo traviesa y las hazañas legendarias, detesto las causas perdidas. No me rindo, me cabreo y me aburro.

En ocasiones, la recompensa es tan racionada, comedida y pobre que no merece la pena insistir hasta la extenuación.

Así estoy hoy, con ganas de hacer limpieza y vaciar esos cajones eternos llenos de momentos no vividos, de deseos no cumplidos, de imposibles, de infinitos ...

"Relatividad" 1953
“¡En qué patéticos esclavos nos convertimos
por el poder dominante de la gravedad
sobre todas las cosas de la tierra!”
 
M.C. Escher