lunes, 18 de febrero de 2013

Cine, cine, cine... Braveheart song.

Algunas películas -mejores o peores-, por un sifín de posibles motivos, acaban formando parte, o poniendo banda sonora, a algún que otro capítulo de nuestra propia historia. Reviosionando ésta hoy, me he permitido el lujo de volver a los veinte y emocionarme igual, otra vez.