miércoles, 31 de julio de 2013

Tiempo


El tiempo... Si estuviera en nuestras manos la vida sería un deslizamiento arrítmico, una puta locura de frenazos y aceleraciones, de avances y marchas atrás,  un caos en el que -seguro- dos no se ponen de acuerdo.

A ver si soy capaz de conciliarme con él. El tiempo.



Pasa y, al pasar,
muestra a todos la verdad.
Y por no parar
vive la inmortalidad.
Amo el tiempo y su elasticidad.
Hoy no me desplazo a grandes trancos por la vida.
Es mi andar discreto e indiscreta es mi alegría.
Es sólo cuestión de tiempo, como viento en mar amiga.
Es presunción de las mías creer que así escrita fue mi vida.
Paradoja más.
Cada cual hace por dar
mágico entender.
Poder oírle cantar...
No hallaré palabras de instrumental.
Sólo el silencio dará las palabras de instrumental.