viernes, 28 de septiembre de 2012

...el breve pasillo del placer de vivir.

La vida, a pesar de ser la antesala gozosa de la muerte, no es cicatera, no es una contable que lleve al céntimo el debe y el haber; es derrochadora, y yo -que sé que ella no es mía, sino yo de ella- aspiro a prolongar este breve pasillo del placer de vivir. Hasta morirme en él, o morirme por él.

De "La pasión turca", Antonio Gala.