miércoles, 1 de febrero de 2012

El Toro de Tartessos

Qué me miras Pasifae?
































Acrílico sobre lienzo 73x54
Enero 2012 

Hay quien piensa que  el Toro blanco que el legendario Rey Minos debía sacrificar a Zeus provenía de nuestra Tartessos (famosa, entre otras muchas cosas,  por sus valiosos, bellos  y poderosos toros). Tal admiración produjo en el rey el hermoso ejemplar que quiso éste quedárselo para sí. Pero ese descortés gesto provocó la ira del de por sí irritable Zeus, quien acabó urdiendo una terrible venganza. No se le ocurrió otra cosa que hacer que la hermosa esposa de Minos, Pasífae, mirara con otros ojos al Toro en discordia. Tanto así que, fruto de su apasionado amor, dio a luz al famoso Minotauro, mitad humano-mitad bestia, que desde entonces vivió cautivo en el laberinto de knossos, al acecho de sus víctimas.

Me ha hecho gracia leer en algún sitio que, contando con ese trasfondo de realidad de la mayoría de cuentos y leyendas, Pasífae, más que en los brazos de un toro, cayó en los de un hermoso navegante andaluz.

Inspirado en una versión libre del mito.