lunes, 13 de abril de 2015

Voces que acarician






Me siento torpe no sé qué me pasa,

y hago todo al revés.

Intento acercarme despacio a tu boca

y allí provocar una encerrona loca.

No, no lo hago bien.


Si yo pudiera mirarte a los ojos

y encontrarme sin más.

Dibujo naranjas en atardeceres

y pinto tu nombre a pesar de la nieve.

Ven, corre y bésame.



Parece que todos lo ven.

Y yo sigo ahí sin saber por qué.

Excusándote, excusándome.

Y yo sigo ahí sin saber por qué,

sin saber por qué,

sin tener por qué.


Pasó el invierno llovió demasiado.

Los dos sabemos que

mi mente y la tuya se paran y sienten,

se callan y aguantan ya saben qué pueden.

Ven, bésame otra vez.



Parece que todos lo ven.

Y yo sigo ahí sin saber por qué.

Excusándote, excusándome.

Y yo sigo ahí sin saber por qué,

sin saber por qué,
sin saber por qué.


Y anda y bésame.


                                                      Vanesa Martín.